sábado, 24 de septiembre de 2016

TEARAWAY UNFOLDED (PLAYSTATION 4)




Tearaway fue amor a primera vista, la primera vez que lo vi fue en su versión original para PS Vita, estaba realizando una formación para impartir en mi trabajo sobre la consola portátil de Sony y justo por esa época Tearaway acababa de salir al mercado, y que mejor para explicar a mis compañeros las bondades de la portátil de Sony que este juego que aprovechaba como ninguno las posibilidades jugables de la por entonces nueva portátil de Sony.

Tearaway era la frescura entre un catálogo escaso y poco novedoso, aun así no era un juego que fuera a gustar a todos los públicos, y pese a las buenas críticas de la prensa no consiguió unas excelentes ventas y mucho menos despertar el interés del gran público por la consola de Sony.




Pese a ello, el juego fue considerado suficientemente interesante como para aparecer en Playstation 4. Dejando así más libertad a Media Molecule para lanzar la que viene a ser la versión definitiva de Tearaway, adaptando sus mecánicas perfectamente al mando de la sobremesa de Sony y ampliando la experiencia considerablemente y por supuesto subsanando errores del original como por ejemplo, su corta duración. Así hace poco más de un año el juego fue lanzado en la sobremesa en una elección de fecha de lanzamiento no muy acertada al coincidir con otros pesos pesados del momento como Metal Gear Solid 5. Mala fecha para un juego como Tearaway en un mercado en el que ya de por si tiene las cosas difíciles.

Después de haberlo jugado en profundidad, ha sido tal el grado de satisfacción que ha producido en mí, que creo conveniente hacerle un hueco en este humilde blog para mostraros sus bondades las cuales son muchas y tal vez muchos cuando lo veáis en los lineales de las tiendas os penséis en darle una oportunidad.




Tearaway toma la forma de un plataformas 3D, ese género otrora plagado de grandes representantes, uno de esos juegos que solían estar protagonizados por las mascotas de las compañías, y a los cuales la prensa y las ventas les eran totalmente afines. Ese mismo género en el que hoy en día cuesta encontrar un puñado de buenos títulos, eclipsado por los juegos de moda con mecánicas mucho más sencillas.

Como buen plataformas 3D cabe esperar encontrarse una historia sencilla, con cientos de saltos por los escenarios, aderezados con unos cuantos buenos puzles y alguna que otra misión secundaria que nos obligue a explorar un poco más esos fantásticos mapeados, vamos diversión directa y adictiva. Y hay que decir para empezar que Tearaway Unfolded tiene todos esos elementos y muchos más, mezclados todos ellos de manera magistral para darnos un plataformas con sabor a la vieja escuela, pero con unas mecánicas y una cantidad de innovaciones tal que sabe a nuevo.

Media Molecule nos lo pone fácil, manejamos a un mensajero, y nuestra misión por supuesto es entregar un mensaje, una carta dirigida al jugador, vamos, a nosotros, conocidos en el juego como “el tu”. Para ponernos a ello solo tenemos que elegir al personaje, Iota o Atoi dependiendo si queremos un personaje masculino o femenino, para inmediatamente meternos de lleno en un mundo que nos atrapara por su originalidad, belleza y encanto, un mundo de papel que no pararemos de admirar en toda su extensión, un mundo plagado de extraños seres que nos dibujaran en no pocas ocasiones sonrisas en nuestra cara, un mundo de fantasía que nos aleja lo más posible de la cruda realidad, un mundo mágico, y es que la magia solo está al alcance de unos pocos estudios, y los británicos se han ganado a pulso estar en ese selecto club.



Pero empecemos por el principio, contestando a la pregunta que muchos os hacéis, ¿es realmente Tearaway de PS4 un “refrito” a los que nos han acostumbrado esta generación? La respuesta es claramente, no.
Tearaway no puede considerarse un “remaster HD” porque salió poco después de su primera versión, seguramente Media Molecule y Sony, ya tenían en mente esta versión cuando el original fue lanzado para PSVita, y además es un juego mucho más completo y mejorado, puede decirse que Tearaway Unfolded es la versión domestica integra del juego, sin los recortes gráficos y de extensión que si tuvo que tener el de la portátil ya sea por sus capacidades técnicas o por el tiempo de desarrollo.

Como por ejemplo el avión de papel sobre el cual el protagonista puede subirse en algunos niveles, el cual estaba previsto para la versión portátil pero al final se descartó y si ha sido incluido en esta nueva versión.


La mayor incógnita de esta versión, era saber si Media Molecule sería capaz de trasladar todas las virtudes del control de la versión portátil al DualShock 4, y la respuesta fue afirmativa.

Obviamente algunas acciones han desaparecido o han de realizarse de manera diferentes, pero también se han añadido alguna por el camino, el sensor de movimientos, el panel táctil del mando, e incluso la luz frontal del mismo serán parte de nuestras armas ahora.




En cuanto al desarrollo del juego, los diseñadores han declarado en varias ocasiones que casi la mitad es nuevo, se han añadido muchas fases nuevas, nuevos enemigos y NPCs, nuevas side-quest, y se han rediseñado algunos elementos de los escenarios a existentes, ampliándolos y mejorándolos. Vamos una expansión del original en toda regla que invita a jugar a todos, ya hayamos disfrutado del original o sea nuestra primera toma de contacto.

Técnicamente el juego ha sufrido un buen lavado de cara, las texturas se han visto mejoradas y ahora corre a 1080p, y a 60 fotogramas por segundo prácticamente estables en todo momento, aunque las animaciones de ciertos personajes o elementos del escenario tengan un movimiento algo más brusco por sus animaciones predefinidas, lo cual lejos de resultar molesto queda hasta bien. Además se ha conseguido un curioso efecto “tilt shift” (efecto diorama) jugando con los desenfoques de la cámara, que le da a todo un aspecto aún más encantador, a veces parece incluso que el papel de los escenarios es real.

Pero Tearaway es un juego en el que da igual la resolución, o las texturas “hipermegarealistas”, Tearaway es arte, pura imaginativa, pura creatividad, un juego con un apartado artístico que se sitúa a un nivel tremendo. Entra por los ojos al verlo y como he dicho al empezar el análisis, enamora con unos pocos minutos de juego.




Todo su universo aunque a primera vista en las fotos lo veáis simple o minimalista está cargado de detalles y es un mundo vivo, muy vivo, en el que todo está animado, todo tiene personalidad propia, y hace que nos sintamos atraídos por cada paisaje, por cada instante en este mundo de papel...

Si, papel, y es que todo en Tearaway como ya habréis adivinado está construido por papel, y como papel que es, es completamente maleable, podemos interactuar con gran cantidad de elementos del escenario, este se modifica constantemente como lo haría un papel o una cartulina, se rasga, se dobla, se rompe, y todo lo que podamos imaginar que se puede hacer con un trozo de papel.
Un paraíso visual muy por encima artísticamente de muchos de los juegos “top” en el apartado gráfico. Y una lección por parte de los diseñadores de Media Molecule de lo que es construir un mundo fantástico, tan alejado de la realidad, pero a su vez tan cercano en cuanto al comportamiento del mismo respecto a nuestra interactuación.

En este apartado hay que destacar que esta nueva versión incluye importantes mejoras respecto al original en la iluminación, muy mejorada y a su vez también muy necesaria esa mejora dado la incorporación de ciertos elementos jugables que pasamos a comentar.



Hablábamos hace un momento sobre si el control y la interacción con los escenarios habían conseguido plasmarse totalmente en el mando de la sobremesa, mucho más limitado en este aspecto que la portátil. Y como dijimos la respuesta es afirmativa, los chicos de Media Molecule se han estrujado los sesos para conseguir que algunas de las funciones originales, se realicen de una manera diferente y además incorporar alguna nueva aprovechando las virtudes del mando.

La más destacable de las novedades es la luz frontal del mando, la cual aquí nos hacen creer, y de manera muy inteligente que podemos usar para iluminar el escenario cuando la oscuridad está presente en él, un haz de luz aparecerá en la pantalla siguiendo la posición de nuestro mando, podemos así apuntar a cualquier punto de la pantalla, como si realmente nuestro mando fuera una linterna.

Esta linterna no solo nos ayudara a iluminar nuestro camino, también afecta a multitud de elementos del escenario, provocando las más diversas reacciones, como por ejemplo derretir hielo, pero también nos servirá de defensa, y es que los “pedacitos”, esos molestos enemigos que nos incordiaran de vez en cuando, quedan en su gran mayoría hipnotizados ante esa luz, y la seguirán sin poder defenderse, por lo que podemos usarla para despeñarlos por precipicios o dejarlos inconscientes estrellándolos contra una pared. Por supuesto este tipo de defensa solo será posible cuando las condiciones de luz ambiental sean las adecuadas para que la nuestra sea visible. Un gran añadido que se integra a la perfección en el desarrollo del juego y que formara parte de las mecánicas para superar muchos de sus niveles.


Pero no acaba aquí la lista de novedades, la interactuación llega al extremo de que el protagonista puede coger un objeto o enemigo, y “lanzarlo” contra el cristal del televisor, para que automáticamente pase a estar “dentro” de nuestro mando, podemos mover el mando y “escucharemos” por su altavoz como el objeto rebota en su interior, y así podemos utilizarlo para lanzarlo contra enemigos u objetos de la pantalla. Como podéis imaginar esta interacción abre numerosas posibilidades jugables y es tan fácil de realizar como divertida. Por lo que los diseñadores han implementado numerosos puzles en los que necesitaremos dominarla.

El lanzamiento lo realizamos deslizando nuestro dedo por el panel táctil del mando, un panel táctil que viene a ayudar a realizar algunas funciones que en la PS Vita se realizaban de otra manera como por ejemplo los tambores que podemos activar pulsando dicho panel táctil, algunos enemigos pueden ser eliminados con el también, e incluso nos permitirá provocar rachas de viento deslizando el dedo por él, que servirán para múltiples propósitos.

Los giroscopios del mando también son ampliamente usados al igual que en la versión portátil, así a veces tendremos que controlar nuestro personaje con ellos, y otras muchas mover plataformas inclinando el mando, para que se desplacen hacia la posición que más nos convenga, estos niveles basados en estas mecánicas, hay que apuntar que están muy bien realizados y son muy divertidos.



Por contrapartida hay que decir que otras interacciones han sido imposibles de reproducir en esta versión, como por ejemplo el hacer “aparecer” nuestros dedos en la pantalla gracias al panel trasero de la portátil. Pero es algo que con el rediseño que han hecho en esta versión no echaremos en falta para nada. La cámara y el micrófono de Playstation 4 son también accesorios opcionales que añadirán más formas de interactuar con el juego, si bien estas no son esenciales para el desarrollo normal de la aventura por lo que son un simple añadido más sin demasiado interés, como por ejemplo hacer que nuestra voz se escuche en el juego generando eco.

Tearaway va introduciendo de manera progresiva los nuevos poderes para el protagonista y a su vez nuevas mecánicas con las que aprovecharlos, así nos da una sensación de progreso por el juego muy conseguida, en incluso invita a revisitar las fases anteriores para aprovechar esos poderes en ellas, un poco al estilo “metroidvania”, permitiéndonos así llegar a sitios a los que antes el protagonista no llegaba, ya que aunque los niveles están pensados para ser superados con los poderes que tenemos hasta ese momento siguiendo la historia, si queremos conseguir todos los coleccionables tendremos que esperar a conseguir ciertos poderes y revisitar esas zonas.


Tearaway no es un juego especialmente difícil, y no tendremos mucha dificultad en nuestro avance, el protagonista no puede morir definitivamente, y todo se reduce a un ensayo y error, además tenemos puntos de control a cada poco, pero compensa todo esto proponiéndonos constantemente nuevas y adictivas formas de jugar. Es la muestra perfecta de que es posible innovar en el control sin perder para nada la esencia de la jugabilidad de siempre. No pararemos de doblar, rasgar, soplar, empujar, y mil acciones más con el papel, y lo realizamos de manera tan intuitiva y fácil que parece que ya hayamos jugado a decenas de juegos así antes, un gran mérito por parte de Media Molecule.

La duración del juego es correcta, mejorando en ese aspecto al original, considerado demasiado corto, unas pocas horas más repartidas por los nuevos escenarios, pero que pueden ser muchas más si queremos ser completistas y sacar todos los trofeos, que son bastante asequibles, yo por ejemplo tengo pensado re-jugarlo dentro de un tiempo, para completarlo al 100%.
Las fases están divididas en tres grandes mundos, y son realmente variadas entre sí, con una extensión considerable en su gran mayoría, encontraremos en ellas personajes únicos a los que debemos ayudar, y que a veces volverán a aparecer para echarnos una mano en otras posteriores, despertándonos una sonrisa por su carisma y alocado diseño.


A veces incluso nos ofrecerán diseñar elementos del escenario, y aquí tenemos otra de las grandes interacciones, el poder dibujar por medio del panel táctil del mando, aunque no es muy preciso, deslizando el dedo por el debemos dibujar todo aquello que los NPC del juego nos demanden, también podemos personalizar algunas cosas de los personajes, e incluso del nuestro propio. Así tendremos que dibujar una corona, o el pelaje de un reno, una cabeza para un espantapájaros, o también diseñar alas de las mariposas, que luego vemos revolotear por nuestro alrededor. Podemos dibujar lo que queramos así que podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación

También disponemos de una cámara fotográfica, que nos permitirá sacar instantáneas, necesarias algunas de ellas para resolver ciertas “side quest”, y además podemos comprar multitud de filtros artísticos, y no serán pocos los personajes que atraídos por nuestras dotes de fotógrafo nos pidan una foto.

Muchos incluso querrán cambiar de look, por lo que tenemos a nuestra disposición una amplia gama de complementos que colocarles, teniendo toda la libertad para vestirlos de las formas más estrafalarias…

Y es que en Media Molecule se han propuesto eso, despertar sonrisas, por lo tanto en su juego no pararemos de sonreír ante las simpáticas situaciones, ante los entrañables personajes y porque no también soltar alguna lagrimilla. Y un juego que llega a despertar alguna emoción en ti, por pequeña que sea, ya es digno de tener en cuenta.


Pero la emoción no sería completa sin una banda sonora que ayude a despertarla, y eso ha sido tenido muy en cuenta por sus diseñadores. Compuesta por cantidad de temas de corte folk celta, pero también podemos escuchar de otros estilos, como por ejemplo country (magnifica esa Pig Riding), incluso algunas con marcado carácter infantil pero llenas de instrumentos totalmente reconocibles, flautas, acordeones, tambores…, todas con una calidad tremenda, tanto que llegamos a echarlas en falta cuando no suenan, en esos momentos la música se para, solo escuchamos los sonidos de nuestro entorno y nos encontramos en parte como vacíos. Temas como “Green Man Groove” con sus violines, The Orchards o The Lab te invitaran a escucharlos una y otra vez.

Sus compositores Kenneth C.M Young y Brian D'Oliveira fueron premiados por la banda sonora del primer Tearaway y para esta han repetido composiciones añadiendo algunas más para los nuevos niveles y situaciones, vamos un lujo para tus oídos.

Por otra parte tenemos dos estupendos narradores con un doblaje realmente bueno al castellano, ellos serán los encargados de contarnos la historia ya que nuestro protagonista no habla y los diferentes personajes que nos encontraremos hablan un extraño idioma muy gracioso que además cambia de entonación dependiendo de las características del personaje. Todo muy cuidado, tanto como los efectos de sonido. Y nos dará la sensación de estar metidos dentro de un cuento.


Media Molecule, además se ha preocupado de que nuestra experiencia con el juego vaya más allá del mando de control y la pantalla de nuestro televisor, añadiendo extras opcionales para los jugadores, como por ejemplo la página web Tearaway.me. A lo largo del juego encontraremos modelos de papel que deberemos de fotografiar para ir coleccionándolos, estos pueden ser exportados para su impresión y posterior construcción en la realidad a modo papiroflexia. Cuando terminemos nuestras creaciones podemos incluso subirlas a la página para compartirlas con los demás usuarios.

Otra de las novedades del juego es la Companion APP, una aplicación gratuita para instalar en tablets y móviles con la que otro jugador podrá interactuar con el juego, modificando la estética de los escenarios, un poco como ya se hacía en Vita pero esta vez en tiempo real. Las posibilidades de esta aplicación son muy variadas y otro jugador puede divertirse modificando los elementos estéticos del entorno de nuestra partida.



Tearaway Unfolded fue alabado por la crítica, pero como era de esperar por su estética infantil, y viendo las tendencias del mercado, pasó desapercibido para el gran público, el caso es que su precio en su lanzamiento bastante alto, se vio drásticamente reducido a los pocos meses del lanzamiento hasta los 19,90€ lo cual lo convertía en un regalo para cualquier jugador, un regalo que nadie debería rechazar. Y en mi caso además fue un regalo de navidad por parte de mi novia que sabía que el juego me llamaba poderosamente la atención.

Me repito, Tearaway Unfolded es pura magia, a veces parece que esos juegos “mágicos”, con aspecto algo infantil pero llenos de imaginación y sentimiento son coto exclusivo de Nintendo, pero el caso es que nada más lejos de la realidad, en el catálogo de las otras consolas podemos encontrar una gran cantidad de juegos que si hubiesen sido firmados por el gran Miyamoto habrían sido considerados juegos de culto. Por no decir que juegos como Tearaway juegan en desventaja en ese sentido ya que el sistema al cual va dirigido tiene una gran masa de jugadores que no se ven interesados por los títulos de este carácter.


Tearaway Unfolded es un juego hecho con dedicación, con cariño en cada fase del juego podemos apreciar el grado de mimo que le han puesto sus programadores, siempre con la intención de agradar, divertir y emocionar al jugador.

Tearaway Unfolded es un juego hecho con dedicación, con cariño en cada fase del juego podemos apreciar el grado de mimo que le han puesto sus programadores, siempre con la intención de agradar, divertir y emocionar al jugador. La obsesión de los programadores por romper esa cuarta dimensión, por hacer al jugador participe de todo lo que pasa en el juego, por hacer que los personajes se comuniquen con “el tu”, es tal que solo queda agradecer a Media Molecule que hayan dedicado tantas horas en ello, en regalarnos una experiencia inolvidable.


Estoy convencido de que algún día el juego como ya ha pasado con otros muchos, tendrá el reconocimiento que se merece. Por mi parte, solo me queda esperar a una improbable secuela, y si no conformarme con jugar la versión Vita, que al no tener la consola aún no he probado. No queda más que recomendarlo fervientemente a todo aquel que busque algo diferente en el catálogo de Playstation 4. Su relación calidad-precio es excelente.