domingo, 17 de septiembre de 2017

THE SEXY BRUTALE (PS4)


Siempre es bueno para todo aficionado a los videojuegos, “desintoxicarse” lo más a menudo posible de tanto juego triple A, de tanto lanzamiento acompañado de enormes campañas publicitarias, de abrirse y mirar un poco más profundamente en el catálogo de las consolas, muchas veces nos encontraremos con algunos títulos que sin hacer mucho ruido, ni ser conocidos por un numero enorme de aficionados, atesoran una calidad tremenda. Este hecho es más que valido para cualquier generación de consolas, pero se hace más patente en la última década. Y es que en nuestros días, es tal la cantidad de lanzamientos que se producen cada mes, es tal la cantidad de estudios y de plataformas bajo las que salen juegos, que resulta prácticamente imposible para cualquier aficionado llevar un control de estos lanzamientos. Por eso conviene de vez en cuando bucear por las redes en busca de estas pequeñas joyas lúdicas.

The Sexy Brutale fue para mí una de las sorpresas de este año, durante su desarrollo no le presté mucha atención, y no fue hasta su lanzamiento cuando me empecé a fijar en él, unos cuantos análisis de la prensa y algunas críticas muy positivas de los usuarios, unido todo ello a una edición física del juego realmente completa y a un precio totalmente competitivo hicieron que me decantara por el sin pensármelo mucho más.

Edición física del juego editada por BadLand Games

Desarrollado en colaboración por el recién nacido estudio inglés, Cavalier Game Studio (integrado por ex componentes de Lionhead Studios) y los españoles de Tequila Works (Deadlight y Rime). La idea de The Sexy Brutale sale de las mentes de Tom Lansdale y los hermanos Charles y James Griffiths, que desarrollaron una gran parte del juego. Una propuesta innovadora que pronto llamó la atención de Tequila Works que se unió al proyecto para trabajar estrechamente con el equipo inglés, aportando parte de su equipo para ayudarles en la parte gráfica y artística del juego.









La evolución del concepto original del juego fue notable gracias a la colaboración de las dos pequeñas desarrolladoras y cuando la prensa empezó a hacerse eco del juego, pronto llamó la atención de los jugadores del mundo entero. Su estética y su propuesta resultaba fresca en estos días y eso se agradecía, su precio era una incitación a cualquiera para darle una oportunidad, y su edición física para PS4, (publicada por BadLand Games) un gran reclamo para los coleccionistas.







Las aventuras gráficas fueron un género en boca de todos hace ya unos cuantos lustros, durante estos últimos tiempos aunque de capa caída, han sabido evolucionar y adaptarse a los gustos del mercado, así aunque con cuentagotas aún podemos disfrutar de títulos del género con bastante calidad en general, e incluso hemos vistos remakes de viejas glorias. La decisión de lanzar un juego que bebe bastante de este género, no deja de ser, no obstante, una decisión valiente por parte de estas dos desarrolladoras. Sobre todo en un mercado como el español tan polarizado, y tan focalizado en determinados géneros.

El juego nos pone en el papel de Lafcadio Boone, un sacerdote que ha sido invitado a una fiesta en un lujoso casino de nombre The Sexy Brutale, su dueño, ha invitado a todos sus amigos a un lujoso evento en el que todos los invitados deben de ir con una máscara que cubra su rostro. Hasta aquí todo bien, pero el problema surge cuando el prometedor día empieza a convertirse en una recurrente pesadilla.

Los nueve invitados a la fiesta van siendo asesinados a lo largo de las horas hasta medianoche, ¿El asesino? Pues parecen ser los siempre impecables empleados del casino, los cuales sin razón aparente se han confabulado para poner fin a la vida de todos los asistentes. Pronto descubriremos que nuestra misión en la aventura es intentar evitar esos asesinatos, pero también descubriremos que hay mucha más miga en el asunto.



Nada más comenzar la partida observamos como al bueno de Lafcadio, se le aparece una misteriosa mujer ensangrentada, que tras unas cripticas palabras desaparece y hace que Lafcadio indefenso y desorientado presencie el primer asesinato, horrorizado ante el suceso Lafcadio huye a una habitación donde la misteriosa mujer vuelve a aparecer y a la par de que le advierte sobre lo que está sucediendo, le hace entrega de un misterioso reloj. Este reloj será fundamental en el desarrollo de la aventura, y es que permitirá a Lafcadio reiniciar el día tantas veces como desee, convirtiendo el juego en una especie de “día de la marmota”, o lo que es lo mismo, al final del día, el tiempo se retrasará y volveremos a vivir los mismos eventos, una y otra vez, y así poder salvar a todos los invitados de sus crueles y trajeados verdugos.

Este sistema de juego ya ha sido utilizado en otros títulos con variados resultados, a mí en un principio me echaba para atrás porque podía tratarse de algo repetitivo, pero desde ya, y como narraré en lo que queda de análisis, os confirmo que no puede existir un sistema más acertado para el juego que nos ocupa, mejor dicho, es este sistema de juego, el tener que vivir una y otra vez el mismo día, el que hace que The Sexy Brutale sea tan bueno.




Nuestro personaje verá morir una y otra vez a los desdichados invitados al casino, un día tras otro los empleados de la mansión darán cuenta de sus víctimas de la misma manera y a la misma hora ante nuestra aparente incapacidad de pararles los pies. Pero tras cada una de esas muertes nosotros iremos aprendiendo, empezaremos por saber los patrones de movimientos que realizan las víctimas y los verdugos a lo largo del día, sabremos entonces en que salas debemos estar y en cuales no según a qué hora, sabremos en que sitios escondernos, por cual cerradura espiar, escucharemos todas sus conversaciones para obtener pistas, y al cabo de un tiempo tendremos todas las piezas colocadas de tal forma que evitemos el triste desenlace de los invitados. Durante este proceso nos sumergiremos tanto en la historia y llegaremos a montarnos mentalmente en nuestras cabezas el proceso del asesinato, que el tiempo desde la mañana a la noche se nos pasara volando.

Cada día comienza a las 12 del mediodía, y tenemos hasta las 12 de la noche para evitar los asesinatos, una vez llegados a este punto el día se reiniciará y todo volverá a suceder en la mansión. Diez minutos de juego real es lo que tenemos desde que comenzamos el día hasta que se reinicia, diez minutos que al jugador en un principio se le pueden antojar muy escasos, pero que juegan un papel importante ya que son justos y suficientes para ir realizando nuestras acciones en pos de evitar los asesinatos. Esta duración del día, hará que no nos importe repetirlo una y otra vez. También se nos ofrece la opción de reiniciar el día si así lo deseamos en cualquier momento, lo cual es útil cuando realizadas nuestras acciones ya no nos interese demasiado las que tienen lugar en el resto del día.



El juego no nos permite evitar todos los asesinatos a la vez, si no que irá mostrándonos los diferentes personajes y sus casos de manera lineal, así una vez salvado un personaje, accederemos al siguiente, y ya no tendremos que preocuparnos por salvar de nuevo a los anteriores aunque reiniciemos el día y sigamos viendo a víctimas y verdugos de los casos ya resueltos seguir realizando el mismo proceso, incluso su presencia interactúa en algunos momentos con casos posteriores. Al salvar a un personaje, Boone recibe una habilidad nueva procedente de la máscara del invitado salvado, que le permitirá acceder a nuevas partes de la mansión y que además será clave en la resolución de los siguientes casos, así por ejemplo al salvar a los primeros invitados obtendremos la habilidad de la escucha, lo que nos permitirá escuchar conversaciones lejanas mientras estamos escondidos en los armarios, o espiamos a través de las puertas. Posteriormente iremos añadiendo nuevas habilidades, que permitirán no solo resolver los asesinatos que nos quedan, si no también ir accediendo a nuevas zonas de la mansión, e ir descubriendo los múltiples secretos que guarda el misterioso casino y descubrir poco a poco que se esconde tras este extraño día.

Y es que según vamos evitando los asesinatos, también iremos obteniendo pistas y desvelando detalles del intricado argumento que envuelve The Sexy Brutale, poco a poco iremos viendo y también interpretando un poco a nuestro juicio, que es lo que sucede realmente hasta llevarnos a la parte final del juego donde todo es desvelado de manera magistral.

Hay que destacar que el juego tiene dos finales, que dependen de la obtención de unos coleccionables a lo largo de la aventura, realmente os recomiendo ver los dos, merece la pena ya que ayudan bastante a entender lo que está sucediendo en la mansión.



The Sexy Brutale se desmarca un poco del concepto de aventura gráfica tradicional, manejamos a nuestro personaje de manera directa, sin cursor y podemos realizar diversas acciones, todas con un control muy simplificado e indicadas de manera muy gráfica en pantalla, lo que nos ayuda sobremanera dándonos un control completo a la par que sencillo. La dificultad de The Sexy Brutale no es excesiva, tal vez aquel jugador menos familiarizado con este tipo de juegos encuentre dificultades en sus primeras horas de juego, pero con el tiempo no tardará en hacerse a las mecánicas jugables y en poner en funcionamiento su coco y al detective (y fisgón) que todos llevamos dentro, para ver como los sucesivos casos, que se van complicando en su resolución, va resolviéndolos con paciencia y soltura.

A la hora de jugar no todo será libertad, existen ciertas normas en este extraño “día sin fin”. Nunca podemos estar en la misma sala que los asesinos o las víctimas, a no ser que estemos escondidos, en un armario por ejemplo. Si estamos a la vista, automáticamente el tiempo del reloj se parará, toda la acción quedara congelada mientras que las máscaras de los demás personajes saldrán de sus cuerpos persiguiéndonos y haciéndonos daño, hasta que salgamos de la habitación, tras lo cual el tiempo volverá a correr y la acción seguirá desarrollándose donde se congeló anteriormente. Esta faceta es necesaria en el apartado jugable ya que obliga al jugador a evitar los asesinatos de manera indirecta, por lo que no le queda más remedio que actuar modificando variables que suceden durante el proceso del crimen. Le obliga a anticiparse a los sucesos, y para ello tiene que tener bien calculado en que habitaciones puede estar y en cuales no dependiendo de la hora que marque el reloj.


Por otra parte según avanzamos la aventura obtendremos la posibilidad de activar unos relojes carrillón repartidos por diversas estancias de la mansión, que nos permitirán aparecer cerca del que prefiramos cada vez que se reinicie el día. Lafcadio también puede llevar objetos consigo, objetos que serán claves para la resolución de los puzles que nos faciliten nuestro objetivo, no serán muchos y normalmente irán relacionados con el asesinato que estemos intentando evitar, por lo que no nos marearemos buscando objetos en inventarios gigantescos. Una muestra más del planteamiento sencillo que nos propone el juego.
Así nos encontramos que toda nuestra aventura es un puzle gigantesco, donde gran parte de ella nos la pasaremos investigando, observando, escuchando, y pensando cómo evitar los macabros sucesos, moviendo las piezas necesarias y obteniendo una satisfacción enorme cuando conseguimos alterar los acontecimientos y salvar al invitado. Una satisfacción enorme al enfrentarnos a otro nuevo caso, con nuevas habilidades, y al explorar nuevas zonas de la mansión e ir destapando un poco más el trasfondo de la historia.

Una mansión que por cierto es preciosa, tanto su parte residencial como su parte de casino, todo el apartado gráfico, en especial su vertiente artística está cuidado con un mimo especial por parte de sus responsables. Un trabajo magnífico que es una delicia para nuestra vista.


Los encargados de la dirección artística del juego han hecho un trabajo encomiable para lograr que la mansión no nos resulte en absoluto monótona en ningún momento del juego, pese a que hay zonas por las que pasaremos una y otra vez cada vez que reiniciemos el día, siempre será un gustazo para nuestra vista el hacerlo, el diseño de las estancias que incluso recuerda en ocasiones a la perspectiva de las aventuras hechas con “filmation” en los años 80, se basa en una buena parte de sus elementos en formas angulosas pero a su vez asimétricas y una decoración recargada con un gusto por los detalles enorme, con un estilo burlesque de musical muy predominante en los diseños. Así nos encontraremos con infinidad de detalles que admirar, por si esto fuera poco contamos con una variedad de estancias que hacen que la monotonía y este juego se sitúen en extremos opuestos, así, no solo visitaremos la zona del casino, si no también todas las habitaciones de la mansión, que van desde una zona más residencial, hasta un bar, una biblioteca, unas salas de música, un jardín, la capilla, sótanos… la iluminación se usa de manera magistral, y veremos como la luz solar que entra por los enormes ventanales de la mansión va variando a lo largo de las horas hasta quedar las estancias más apagadas y faltas de vida en las últimas horas del día, nunca mejor dicho, porque serán las horas en las que los asesinos hayan cumplido toda su labor y nos dispongamos a reiniciar el día.


El elenco de personajes de "The Sexy Brutale"



El diseño de los personajes es sublime, con un estilo comic y desenfadado, siguiendo la caracterización burlesque de los escenarios. Cada personaje está diseñado de acorde con la personalidad que le otorga el guion. Todos con una máscara diferente, los veremos deambular por la mansión realizando sus acciones del día. Los “enemigos”, el personal de la mansión, son prácticamente iguales, ataviados con su uniforme todos llevan una especie de máscaras de gas, que solo se diferencian porque cada uno tiene una carta de la baraja de póker en la misma.

Si hablamos del apartado gráfico en términos técnicos, hay que decir que el juego cumple a la perfección, dada su naturaleza no esperéis en este sentido un referente ni nada por el estilo, las estancias tienen una vista con cámara fija que recuerda sobremanera a los antiguos juegos pre rendelizados, esta cámara permite seguir perfectamente la acción, y cuando algo nos la tape los objetos se volverán traslucidos, la iluminación como comentábamos hace un momento es excelente y el uso del color en los escenarios muy acertado dándonos un lugar brillante y colorido las primeras horas del día que se va tornando en gris y triste en las horas finales. Por otra parte la acción es fluida y prácticamente no se observa ninguna ralentización durante el desarrollo, aunque me costa que en las primeras críticas del juego algunos jugadores si reportaban alguna que otra bajada de fotogramas yo en mi partida no las he apreciado, al menos no molestas.

Un apartado gráfico muy correcto y suficiente en su parte técnica y sobresaliente y realmente grato para la vista en su parte artística. Si sois de apreciar más el diseño de los escenarios que del virtuosismo técnico, disfrutareis con el sin duda.


La edición física de The Sexy Brutale viene acompañada de un CD con la banda sonora del título, un añadido que no solo servirá como acompañamiento en la estantería si no que es ideal para deleitar nuestros sentidos cuando no estemos frente al juego. La calidad de la banda sonora esta fuera de toda duda, de acorde con la ambientación del juego nos encontraremos con una mayoría de composiciones musicales con estilo swing, piezas en las que destacan instrumentos como el piano o el contrabajo, y en las que escucharemos también saxofones o clarinetes. Melodías alegres durante la mayor parte del desarrollo que darán lugar a piezas algo más lentas y tristes durante los momentos críticos del juego. Una banda sonora que cambiará dependiendo del momento y lugar en el que nos encontremos en la gigantesca mansión por lo que nunca se nos hará pesada o repetitiva. Incluso tenemos alguna pista cantada, sobre todo en la parte que nos corresponda salvar a una invitada muy relacionada con el mundo del espectáculo. Una banda sonora muy acertada, editada en colaboración con . Las conversaciones que tienen lugar durante la aventura solo podemos leerlas en pantalla ya que no existe ningún doblaje para las voces. No es algo que se eche en falta y menos en un juego de este estilo, e incluso se agradece el hecho de hacer leer al jugador y de hacerle preocuparse más por los detalles de las conversaciones buscando todas las pistas posibles.



Como ya hemos dicho, la dificultad del juego no es excesiva, pese a que la complejidad de los puzles es mayor según vamos avanzando en el desarrollo, con un poco de paciencia y algo de ingenio conseguiremos ir resolviéndolos todos sin muchas dificultades. La duración de The Sexy Brutale se antojará para muchos jugadores algo escasa. Yo soy de la opinión de que un juego no es corto si la experiencia que has tenido con él ha sido intensa y al finalizarlo te deja con un gran sabor de boca. Y mi intención nada más terminarlo, fue escribir sobre el en el blog para contarle a todos la muy buena experiencia que me había dado.

Yo, que soy más bien de partidas cortas ya que no dispongo de demasiado tiempo, me enganché sobremanera al juego, una historia y un planteamiento excepcional consiguieron que pasara varias horas seguidas pegado al mando de PS4 y que me terminara el juego en cuestión de tres sesiones de juego (tres días), sacando todos los trofeos disponibles, lo que implica recolectar también todos los coleccionables repartidos por la mansión.

La duración estimada dependiendo de vuestra habilidad y de vuestro contacto previo con este tipo de juegos, puede estar en torno a las 7 u 8 horas de juego, aumentando hasta las 10 si decidimos como yo sacar todos los trofeos del juego. Una duración que para mí es más que suficiente y más si tenemos en cuenta que el precio del juego tanto en digital como en físico es un regalo. Tal vez no sea muy rejugable al instante, pero estoy seguro que dentro de unos años cuando la memoria de los casos no sea tan reciente, volverán a entrarme las ganas de jugar a este Cluedo en forma de videojuego.
Solo queda felicitar a estos dos pequeños estudios por el atrevimiento y el buen hacer con esta obra, y animarles a que sigan esta tendencia, tal vez no lleguen a masas, pero hay un gran número de jugadores de vieja escuela que no dudaran en premiar y alabar su trabajo.